El coronavirus puede crear un desastre mayor, porque se acerca la temporada de huracanes en EEUU

Fuente El Nuevo Herald

0
50

Los administradores de emergencias de la Florida están acostumbrados a planear ante los huracanes. Pero a medida que el comienzo de la temporada se acerca, el 1 de junio, y la pandemia sigue su curso, las preguntas y las incertidumbres preocupan a los que se preparan para lo peor.

¿Estará a FEMA, ya abrumada por la respuesta al coronavirus, lista para responder? ¿Qué sucederá en los refugios en estos momentos de distanciamiento social? Y si los refugios abren antes de un huracán, ¿las personas vulnerables se quedarán en casa?

“El mayor asunto que enfrentamos es dar refugio a personas en lugares atestados”, dijo Frank Rollason, director de Manejo de Emergencias de Miami-Dade. “Hemos dicho a la gente que se mantenga distante unos de otros desde hace tanto tiempo que si llega un huracán y tenemos que abrir lo refugios, tememos que no vengan”.

Los dos senadores federales de la Florida pidieron al gobierno federal el miércoles que emita directrices sobre cómo los estados deben manejar las evacuaciones y los albergues en caso de un huracán. Y cuando faltan menos de dos meses para que las condiciones en trópico sean tales que los expertos pronostican una temporada de huracanes por encima de los normal, funcionarios de gobierno y políticos se preparan para lo que el alcalde del Condado Broward, Dale Holness, calificó de un “desastre doble” de un huracán en medio de la pandemia.

“Sabemos manejar huracanes, pero este virus es devastador”, dijo Holness al Miami Herald.

“Con los huracanes, la planeación y preparación desde el principio es clave, y aunque las autoridades están concentradas ahora en la pandemia, debemos empezar a pensar en el 1 de junio”, expresaron los senadores Marco Rubio y Rick Scott, ambos republicanos por la Florida, en una carta. “Pedimos que tomen en cuenta cómo evacuar debidamente y albergar a los que tienen, o se sospecha que tienen, coronavirus en caso de una tormenta”.

Jared Moskowitz, director de la División de Manejo de Emergencias de la Florida, dijo en una entrevista que hace un mes nombró un equipo, en momentos que la epidemia comenzaba a hacer estragos, para trabajar en los preparativos ante la temporada de huracanes. Dijo que una de las discusiones con los gobiernos locales es cómo abrir los refugios en las escuelas en caso que el coronavirus se mantenga hasta el verano.

El directivo dijo que las precauciones pudieran incluir tomar la temperatura o administrar pruebas rápidas del coronavirus a las personas antes de admitirlas.

En Miami-Dade, Rollason dijo que su despacho está creando más espacio para personas que se presenten en los albergues. Normalmente, explicó, la capacidad máxima se fija dando a cada persona 20 pies cuadrados de espacio, pero dijo que ahora el condado quiere asegurar que todos tengan 36 pies cuadrados de espacio por las normas de distanciamiento social.

Pero otros imponderables le quitan el sueño al personal de emergencia.

Martha Baker, enfermera y presidente del Local 1991 del sindicato SEIU, que representa a trabajadores de la salud, dijo que el Hospital Jackson Memorial, el mayor de Miami, quedaría abrumado si nos llega un huracán fuerte en medio de la pandemia.

“Por lo general, otros hospitales envían sus pacientes al Jackson durante un huracán”, dijo Baker “Sería un estrés encima de otro si tuviéramos un huracán en junio o julio, pero en el Jackson hemos hecho simulacros de eso desde hace mucho tiempo. Esperemos que las dos cosas no coincidan”,

“La FEMA nunca se ha movilizado antes contra una pandemia”, dijo Richard Olson, director de el Extreme Events Institute de la Universidad Internacional de la Florida. . “Esto es un territorio desconocido para ellos, pero están respondiendo. Mi preocupación es si llega un huracán fuerte en medio de la pandemia. ¿Cómo responde una organización como la FEMA a un doble golpe? Es algo que me quita el sueño por las noches”.

Administradores locales de emergencias que hablaron el Miami Herald dijeron que tienen confianza en la capacidad de la FEMA de responder rápidamente si es necesario. Un portavoz de la agencia dijo el jueves que la entidad se prepara para la posibilidad de verse obligada a responder a más de un desastre a la vez.

Moskowitz también está preocupado por algo que no puede controlar: la economía. Dijo que mientras más tiempo esté deprimida la economía, más difícil será para las personas prepararse para un huracán. En este momento, más de medio millón de floridanos están desempleados.

“Los preparativos para un huracán no solo serán afectados por el virus, sino, muy importante, por la economía”, dijo Moskowitz, cuyo personal prepara cálculos de cuánto alivio sería necesario en dependencia del índice de desempleo.

Moskowitz también teme que los gobiernos locales, con escasez de fondos debido a la fuerte baja en la recaudación de impuestos por la paralización económica, tengan que pedir préstamos0 para responder inicialmente a la destrucción causada por un huracán, dado que la responsabilidad principal de la FEMA es reembolsar gastos a los gobiernos locales meses después.

En los Cayos de la Florida, que todavía se recuperan del huracán Irma, que golpeó fuertemente el extremo sur de la cadena de islas como tormenta de categoría 4 en septiembre de 2017, Mike Forster, alcalde de la Villa de Islamorada, está preocupado de que los ingresos locales que llegan al final de la temporada turística de invierno se agoten rápidamente debido a la prohibición a la entrada de turistas.

“Aunque hemos acumulado reservas sustanciales durante el último ciclo presupuestario, todavía no estamos al nivel de antes de Irma”, dijo. “Y la FEMA tampoco nos ha reembolsado todo lo que debe”.

Shannon Weiner, directora de la Administración de Emergencias del Condado Monroe, dijo que su mensaje comenzará a enviar mensajes de preparación para huracanes en mayo, como hace todos los años. La conferencia del gobernador sobre los huracanes, programada para el 17 de mayo, fue cancelada. Pero a finales de mayo y principios de junio la Administración de Emergencias empezará los simulacros y capacitación para la temporada de de huracanes.

En cualquier caso, dijo el alcalde Forster, espera que la pandemia haya preparado mejor a los Cayos para las penurias de una temporada de huracanes fuerte.

“Cuando termine esta pandemia, vamos a estar preparados para cualquier cosa”, dijo.

Deja un comentario